Compro chatarra, recortes, virutas o rezagos de acero inoxidable y aleaciones
Recipientes para reciclado Plastic Omnium
Desargue Flash Player



Artículos

Menos basura electrónica - el fabricante paga


Camión transportando E-scrapEn Europa se está acumulando un montón de desechos eléctricos y electrónicos. Cada consumidor genera una media de 16 kilos al año de estos desechos, lo que equivale a 6 millones de toneladas anuales en toda Europa.
Se trata de un enorme derroche de recursos. También constituye un riesgo medioambiental de importancia: los artefactos eléctricos y el equipamiento electrónico contienen metales pesados altamente tóxicos así como contaminantes orgánicos. Con la nueva normativa de la Unión Europea, los fabricantes tendrán que pagar por la recogida y reciclado de estos productos.
Millones de viejos tostadores de pan, de ordenadores, cocinas, radios y aparatos de televisión constituyen el tipo de basura que más rápidamente crece en la Unión Europea, bien se deposite en un basurero municipal, bien se tire en el campo o simplemente se meta en la bolsa de la basura al final de su corta vida.
En diciembre de 2002, el Parlamento Europeo aprobó dos nuevas directivas para hacer frente al creciente montón de basura electrónica. Los diputados al Parlamento Europeo insistieron en reforzar los proyectos de directiva, sobre todo para asegurar que los fabricantes paguen los costes de reciclar la basura generada por sus propios productos. Sin embargo, los consumidores también tendrán nuevas responsabilidades.

El fabricante paga
Gracias al Parlamento, los Estados miembros deben asegurar que los fabricantes paguen los costes de recogida y reciclado de la basura electrónica creada por sus propios productos. Esto significa, por ejemplo, que los consumidores podrán depositar gratuitamente los viejos artefactos eléctricos en depósitos de recogida situados en el barrio. Los fabricantes deben hacerse cargo de los costes que conlleva la gestión de estos depósitos de recogida, así como de los costes posteriores de reciclado o recuperación. Sin embargo, los fabricantes podrán elegir entre crear unos procedimientos propios o utilizar dispositivos colectivos.
Los costes de recoger los productos vendidos durante los treinta meses siguientes a la entrada en vigor de la directiva ("basura histórica") se repartirán entre los fabricantes que existan todavía cuando surjan los costes de gestión de la basura, tal como pidió el Parlamento. Los fabricantes sufragarán los costes en proporción a su cuota de mercado para cada tipo de aparatos.

Basura huérfana
Embalando E-scrapCuando los fabricantes o los importadores de determinados productos quiebran o es imposible seguirles la pista, nadie se responsabiliza de los desechos de dichos productos. Para pagar la recogida y reciclado de estos "productos huérfanos", el Parlamento insistió en que los fabricantes ofreciesen garantías previas de manera que los costes generados por la basura "huérfana" no recaigan en los fabricantes que sigan en activo o en la sociedad en general. Estas garantías pueden hacerse en forma de un seguro de reciclado, de una cuenta corriente bloqueada o de una aportación a un plan para financiar la gestión de esta basura. El Parlamento se aseguró de que los fabricantes no puedan rehuir las disposiciones sobre reciclado mediante el diseño de sus productos, creando, por ejemplo, productos con "chips inteligentes" de manera que no puedan reciclarse (por ejemplo, cartuchos de tinta para impresoras). Además, los diputados al Parlamento Europeo insistieron en que las piezas lleven el nombre del fabricante, porque el etiquetado es la clave para asegurar el funcionamiento del sistema. Los metales pesados y los ignifugantes tóxicos utilizados en la fabricación de piezas quedan prohibidos a partir de julio de 2006.

Objetivos vinculantes para la recogida de basura
Los Estados miembros deben lograr que, para finales de 2006, se recoja una media de al menos 4 kilos de basura eléctrica y electrónica por habitante y año procedente de los hogares privados. Esta cifra es obligatoria, y no voluntaria, gracias a la presión del Parlamento. A finales de 2008 se establecerá un nuevo objetivo vinculante.

Responsabilidad de los consumidores Los consumidores también deben responsabilizarse en parte por los productos que compran: se prohibirá que tiren los desechos eléctricos y electrónicos a la basura.Los Estados miembros tomarán las medidas adecuadas para cumplir estas disposiciones. Podrán imponer multas a quienes no hagan caso de las nuevas normas, tanto en el caso de los fabricantes como de los consumidores.Finalmente, merece la pena subrayar que los representantes de la industria, así como las asociaciones de consumidores y medioambientales, apoyaron firmemente la solicitud del Parlamento, que finalmente se aprobó, de que los fabricantes individuales corran con los gastos de recogida y reciclado y de que los fabricantes proporcionen asimismo garantías previas de que se harán cargo del problema de la basura "huérfana".

Ponente:
Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos: Karl-Heinz Florenz (EPP-ED, D)
Restricción a la utilización de sustancias peligrosas: Karl-Heinz Florenz (EPP-ED, D)

[Most Recent Quotes from www.kitco.com]
[Most Recent Quotes from www.kitco.com]
Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!